Restos de fitosanitarios en pimientos de Egipto


Restos de fitosanitarios en pimientos de Egipto

La Comisión Europea a través de RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos) comunicó que las autoridades de Italia detectaron presencia de restos de fitosanitarios en pimientos de Egipto. Concretamente, los productos detectados por encima de 0,01 mg/kg fueron Chlorpyrifos, Propiconazole y Chlorfenapyr. Las concentraciones obtenidas para cada materia activa fueron:

Materia Activa Concentración Máxima (mg/kg) Valor Detectado (mg/kg)
Chlorpyrifos 0,01 0,21
Propiconazole 0,01 0,053
Chlorfenapyr. 0,01 0,12
Los Chlorpyrifos son un grupo de materias activas clasificadas como insecticidas organofosforados. Estos se utilizan para la desinfección de suelo, en las viviendas para eliminación de pulgas, garrapatas y termitas y en los animales domésticos se ha utilizado en los collares antipulgas.

Como efectos principales en las personas por su intoxicación según la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos) pueden producirse mareos, fatiga, secreción nasal, lagrimeo, salivación, náusea, molestia intestinal, sudor y cambios en el ritmo cardíaco. La exposición oral de corta duración a niveles más altos (gramos) de chlorpirifos puede causar parálisis, convulsiones, desmayos y muerte.

Pimiento rojo en la mata

El propiconazole es un fungida que se añade a los productos para evitar su degradación y por tanto facilitar su conservación hasta llegar al mercado de venta. Sus efectos en condiciones excesivas de consumo del producto pueden ser irritaciones de las vías respiratorias, sudor o cambios en el ritmo cardíaco o tumores en el hígado.

Por último, el Chlorfenapyr se trata de un insecticida y acaricida. Se utiliza para controlar ciertas plagas de insectos en cultivos hortícolas. Sus efectos secundarios en caso de ingestas excesivas pueden ser mareos, fatiga, secreción nasal, lagrimeo, salivación, náusea, molestia intestinal, sudor y cambios en el ritmo cardíaco. Además, en dosis muy altas puede llegar a producir lesiones en el sistema hematológico.

Así, es recomendable hacer un cultivo lo más natural posible, sin forzar los ciclos naturales de las plantas. De este modo se pueden evitar estos productos químicos de síntesis tan nocivos para la salud y para el medio ambiente.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.