Protestas en el sector agrario


Esta última semana hemos vivido varias manifestaciones del sector agrario en distintas comunidades autónomas de España. Los agricultores y ganaderos no pueden soportar más la subida de gasóleo, electricidad, piensos, etc mientras que a ellos se les paga cada vez menos. Aunque reciben distintas ayudas o compensaciones en el caso del gasóleo y la electricidad, no son suficientes para cubrir ni si quiera los gastos. Así, el sector agrario no ha podido más y ha tenido que salir a la calle a demostrar su descontento y a velar por sus intereses.

Comenzaron las protestas en Extremadura, donde reivindicaron precios justos para el sector. Las asociaciones agrarias apoyaron esta manifestación, la cual derivó en incidentes entre policía y agricultores. La policía cargó contra ellos, generando un claro malestar en el sector por la impotencia de no poder defender lo que consideran justo. Las manifestaciones se sucedieron en Jaén con el sector olivarero a la cabeza llegando a cortar la autovía A4 en ambos sentidos. Es la principal provincia española productora de aceite de oliva que solicita unos precios justos en origen debido a la baja cosecha de este año. También en distintas provincias de Castilla y León se han realizado manifestaciones por los mismos motivos, pero aquí las protestas han sido pacíficas y sin incidentes.

Además, el próximo día 4 está convocada una manifestación por la Asociación Agraria Asaja en Toledo, donde acudirán agricultores de distintos puntos de Castilla La Mancha a defender sus derechos.

A la subida de precios de los inputs se suma la subida del SMI. Esto preocupa al sector ya que va afectar a la hora de contratar la mano de obra necesaria para cubrir la temporalidad del sector.

Los precios en origen son bajos, los gastos elevados, los aranceles de Trump y la subida del SMI acarrean problemas importantes al sector primario. Desde el Gobierno intentan tranquilizar al sector y piensan estudiar «medidas de corrección complementarias», aunque a la vez indican que los trabajadores de este sector se merecen los mismos derechos laborales que los del resto. El presidente de la Junta de Extremadura achaca la subida del SMI al incremento del paro en su CA. Lo que sí está claro es que si sube el SMI los gastos para el empresario se disparan.

Los agricultores están ahogados y no ven otra solución que no sea la de hacerse oír.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.